EL CLUB DE ESCARABAJOS

 Der Kolumbien Luftkuhlers (DKL) es un club de aficionados a los autos Volkswagen antiguos en todas sus variedades.  Conductores que unen velocidad con estilo y tradición. 

Más que un club, Der Kolumbien Luftkuhlers (DKL, los refrigerados de aire, en español) es un parche de amigos, según lo describe Pacho Mejía, uno de los miembros fundadores.  

Hace casi dos años co-creó este club, el primero de tipo europeo en Bogotá, que busca promover la cultura Volkswagen en sus diferentes estilos. 

Son quince en total los pilotos del club, que reúnen una vez al mes a hablar sobre sus “vochos”  (como llaman de cariño a sus carros), así como de las actividades del grupo, que incluyen presentar sus carros en eventos publicitarios y culturales, así como en videos musicales.

Aunque sin duda sus favoritas son las famosas caravanas, en las que manejan todos los pilotos del club uno al lado del otro, llamando la atención de transeúntes y conductores. 

Y aunque existan carros más modernos y con mejor tecnología, pocos tienen esa conexión emocional que generan los "vochos". “Son carros que vivieron toda la historia del siglo XX y nos recuerdan tiempos más sencillos”, comenta Mejía. 

Precisamente, más que simples carros, los Volkswagen representan una forma de ver de vida, asociada a la libertad de rodar, y a un estilo clásico que no depende de las tendencias y permanece con el paso del tiempo. 

Casi todos encontraron sus carros en gran estado de deterioro y con dueños que no apreciaban su potencial. Hoy más que carros, son verdaderas obras de arte al volante que reflejan el gusto personal de cada conductor. Eso sí, usan solo piezas originales Volkswagen: desde el motor, hasta la palanca de la ventana.

"La idea no es ponerle cualquier vaina porque sí, detrás de cada pieza hay gran investigación para saber cuál es la correcta para cada carro", explica Mejía.  

No cualquiera puede ser miembro del club, pues aún más que los carros, es una gran amistad la que une a cada uno de los pilotos. "Puede que la persona tenga un vocho espectacular, pero no importa, si no hay feeling con el resto del grupo", aclara Mejía.  

Estos siete pilotos nos demuestran que no se requiere tener el último modelo de carro ni el más costoso, cuando se trata de mostrar un estilo personal y una forma particular de concebir la vida en la ciudad. 

Pacho Mejía  

Publicista. Es dueño de este escarabajo modelo 55, que llama "El gorgojo". 

 

Sergio Delgado 

Este ingeniero es dueño de un escarabajo modelo 67.  

 

Javier Pacheco

Este arquitecto llama "El Checherito" a su carro modelo 66. 

 
Víctor Rojas
 
Este ingeniero llama "La mona" a su combi modelo 74. 
 
 
Rodrigo Acevedo
 
"El ocho" es como este ingeniero llama a su escarabajo modelo 66. 
 
 
Isaac Bunch
 
Este publicista llama "Bettlejuice" a su vocho modelo 65.   
 
 
Gabriela Santos
 
Es la única piloto femenina del club. Tomás es como llama a su vocho modelo 56. 
 

Fotos Hugo Rubiano. Producción Alejandra Zamudio.