“WHATSAPPITIS”: LA ENFERMEDAD DE LOS ADICTOS A WHATSAPP

Imagen de la cuenta de Tumblr de Angel Boligan. 

A una mujer de 34 años con embarazo de 27 semanas, se le diagnosticó, inicialmente, tendinitis por haber respondido en un lapso de seis horas todos los mensajes navideños que le llegaron a Whatsapp.

Como era debido, los médicos le recetaron antiinflamatorios para aliviar el dolor en su dedo pulgar y muñeca. Sin embargo, faltó en la receta un fármaco para disminuir la ansiedad por agarrar el celular en cada momento, porque, al parecer, con el llamado de atención no fue suficiente.

Una semana después, en año nuevo, y por lo que atestigua la revista médica The Lancet, la mujer fue diagnosticada no solo con una tendinitis más fuerte, sino que se convirtió en el primer caso de "WhatsAppitis" que ha registrado la literatura médica.

Este caso se convierte así en el arranque de una enfermedad que seguramente en el futuro incluirá más síntomas: alteración de la postura y el equilibrio cuando se camina y se chatea al mismo tiempo, desprendimiento de la retina, o trastornos de ansiedad. Además, claro, de la incalculable pérdida de interacción social-presencial que la aplicación ha causado en millones de personas.